Una historia sorprendente.
Muchos amigos cenaban con Antonio. Antonio es feliz porque todos sus amigos están en su casa. Están presentes
Félix, Julio, Claudio, y también está Clemente. Todos los amigos alaban al cocinero porque la cena estaba buenísima
Todos bebieron vino y agua con miel. Todos ríen, conversan, cantan y cuentan historias. De pronto Antonio dice: Félix, cuéntanos una historia de terror, ¡por favor!
Y todos los amigos decían a gritos: ¡Venga, Félix, cuéntanos una historia de miedo!
Entonces Félix apura su copa y cuenta una historia de terror:


external image images?q=tbn:ANd9GcTtLZjZZSL0yaT2ZJyzOq_c9CrKI1WrImMOgz6Z3H3Y8QdlDLsRXA
“Hace tiempo un amigo mío salía de la ciudad. La noche no era oscura ya que lucia la luna llena, pero mi amigo por la calle se apresuraba porque tenía un miedo muy grande, cuando mi amigo cruza el bosque ve de súbito a un centurión. El centurión era un hombre alto y fuerte, mi amigo saluda al centurión: ¡hola amigo! Pero el centurión no responde. Entonces mi amigo ve algo impresionante, el centurión se para, se desnuda y desaparece. De repente aparece un enorme lobo y aúlla. Después de desaparecer el lobo, mi amigo que era curioso ve las ropas del centurión convertidas en piedra.
Cuando mi amigo ve las ropas convertidas en piedra corre lo más rápido posible, pues lo comprende todo: el centurión no era un hombre, sino un hombre lobo".